Chris Urrea

Como convencer y persuadir en una entrevista de trabajo.

metodo GEC.png
Entrevista-laboral.jpg

En una entrevista de trabajo, solemos cometer el error de basar toda nuestra argumentación en los datos y hechos descuidando aspectos que apelan a lo emocional.

 

Lamentablemente, como consideramos una entrevista una situación "seria", nos prohibimos sentir y de mostrarnos ante nuestro entrevistador como personas con valores, historias y sentimientos. Olvidamos que la emoción mueve a la acción más que la razón.

¿Por qué nos llaman a entrevista?

Si solo lo los datos y hechos lógicos tuviesen influencia en nuestra contratación, bastaría con presentar el curriculum y evidenciar nuestros conocimientos y experiencia para decidir quien es la mejor opción de hacerse con el cargo. La principal razón para realizar una entrevista laboral, es permitir al reclutador conocer a la persona detrás del curriculum. ¿Es creíble?, ¿Su personalidad calza con lo que se busca?, ¿Se comunica bien?, etc.

Es por esto, que en mi metodología, promuevo la utilización de la Teoría de Argumentación de Aristóteles como base para preparar y enfrentar una entrevista laboral. Los tres pilares de la argumentación (triángulo retórico) son: la credibilidad Ethos), la emoción (Pathos) y la lógica (logos). El triángulo retórico representa un estilo de hablar y escribir que está diseñado para informar, influir y persuadir a una audiencia.

1. Argumentos ligados a la CREDIBILIDAD (Ethos)

Esta credibilidad está dada por dos aspectos claves y que están relacionados a la entrevista propiamente tal y a las referencias laborales. En la primera, la credibilidad esta relacionada al orden afectivo y moral y atañen al emisor del discurso. Apelan a la autoridad y honestidad del orador, a su credibilidad y relación con la audiencia. Son, en suma, las actitudes que debe adoptar éste para inspirar confianza al reclutador. La credibilidad también esta dada por las recomendaciones que alguien puede dar de tu trabajo, tus características personales, tus competencias y habilidades y son las que se solicitan una vez que has sorteado con éxito la primera barrera de la credibilidad. 

2. Argumentos referidos a la EMOCIÓN (Pathos)

Son de orden puramente afectivo y ligado fundamentalmente al receptor del discurso. Seth Godin opina en su blog: “No son los hechos los que cambian el comportamiento de la gente. Es la emoción la que cambia su comportamiento". Efectivamente, como argumentos emocionales pueden utilizarse las historias, anécdotas, analogías, metáforas, símiles, todo ello contado con pasión. Las historias eficaces también son un recurso válido y resuenan en el corazón de quien te entrevista.

3. Argumentos ligados a la LÓGICA (Logos)

Se ciñen al tema y al mensaje mismo del discurso, entrándose aquí en el dominio propiamente de la dialéctica. Se utilizan los argumentos lógicos apoyados con evidencias sólidas, apelando a la razón y a la inteligencia de la audiencia.

Para mantener tu credibilidad (ethos) ante quien te entrevista es importante alcanzar un equilibrio entre sus argumentos lógicos (logos) y emocionales (pathos). Es clave entonces exponer hechos en una presentación acompañados de un atractivo emocional.

Así que ya lo sabes, cuando prepares tu entrevista de trabajo, encuentra el equilibrio entre la exposición analítica y emocional. Convence con la razón, persuade con la emoción!

Éxito!!!!