Chris Urrea

Elevator Pitch: Como vender tus fortalezas en pocos minutos.

metodo GEC.png
elevator-pitch-1080x675.jpg

¿Has escuchado acerca del Elevator Pitch?

 

El Elevator Pitch, como su propio nombre indica, tiene su origen en una conversación persuasiva sucedida en un ascensor. En definitiva, la importancia de esta herramienta radica en la capacidad de poder resumir, en un máximo de dos minutos, los aspectos más positivos de un proyecto emprendedor o un servicio a inversores o clientes.

Durante los últimos años se ha convertido en una de las herramientas comunicacionales más efectivas en las entrevistas de trabajo, ya que permite al seleccionador obtener mucha información del candidato en poco tiempo: capacidad de venta y persuasión, agilidad mental, actitud ante la presión, facilidad para sintetizar y expresar ideas, entre otros.

De acuerdo a Ivonne Vargas de expansion.mx, un currículum con redacción impecable no basta para llamar la atención de un empleador. La persona que busca empleo debe poder decir en minutos por qué deben contratarlo, pues un reclutador se forma al minuto una impresión del candidato, refiere un análisis del Centro de Carrera de la Universidad Estatal de Ohio.

El 80% del éxito de una presentación radica en cómo se inicie. En los primeros segundos hay que dar conceptos u oraciones que dejen ver la pasión de la persona por un tema o área es la clave, cita el Collegiate Entrepreneurs’ Organization, firma estadounidense encargada de realizar el concurso nacional de Elevator Pitch.

Vargas menciona que un error en que se puede caer en estos ejercicios es confundir el discurso para llamar la atención con un argumento de ventas. No se trata de bombardear a la otra persona con datos o cuestiones técnicas de experiencia profesional, la idea es hacer una descripción breve de quién eres, por qué has destacado, eso ligarlo a tu pasión por cierta actividad profesional.

Es una combinación entre lo que eres, por qué eres confiable y cómo podrías acoplarte al ‘cliente’ de tu interés. La base de un elevator pitch de trabajo es mencionar tres elementos: quién eres, en qué te destacas y cerrar con una promesa, porque también es importante dejar al interlocutor con interrogantes, detalla el informe de la Universidad de Ohio.​

María José Ruiz, de Audiolis.com, nos presenta consejos sobre cómo preparar un "elevator pitch" para afrontar con mayor seguridad tu próxima entrevista.

  • Prepara tu discurso por escrito: te ayudará a estructurar bien las ideas que quieres transmitir y a no dejar pasar por alto ningún detalle.

  • Cuando redactes el texto, ten en cuenta que has de responder a las 3 Q's:

    • ¿Quién eres?

    • ¿Qué experiencia tienes?

    • ¿Qué te diferencia de los demás?

  • Sé breve: la brevedad y claridad son dos aspectos bien valorados por casi todos los seleccionadores. Crea discursos de distinta duración: 30 segundos, 60 segundos y 2 minutos, por ejemplo. Nunca sabes el tiempo que te va a dar tu interlocutor ni cómo irá transcurriendo la entrevista. Mejor que estés preparado para cualquier circunstancia.

  • Ensaya: es la única manera de poder hacer el discurso posteriormente con naturalidad. Tener el texto preparado y ensayado previamente te permitirá ser más espontáneo y mostrarte más amable y sonriente, lo que te ayudará a sumar puntos.

  • Muestra pasión: es importante transmitir pasión por lo que uno hace, por el puesto de trabajo al que aplica y sobre todo por lo que puede aportar a la empresa.

  • No olvides: incluir en el discurso algún logro destacado o aquello en lo que eres realmente bueno.

  • Crea cada “elevator pitch” a medida: intenta utilizar un lenguaje concreto según el sector y profesión que muestre de manera indirecta que realmente sabes de lo que hablas.

  • Observa la reacción de tu interlocutor: igual de importante que construir un buen discurso es saber cuándo parar. Observa la reacción de tu interlocutor y capta cuando te estás yendo de tiempo para intentar sintetizar y no desviar la atención.

​​

En definitiva, comunica con espontaneidad y entusiasmo quién eres, en qué eres muy bueno, éxitos obtenidos en el pasado y generarás una excelente imagen a quien te entreviste.

Éxito