Chris Urrea

Como mencionar tus debilidades

en una entrevista laboral

_107424226_gettyimages-499579316.jpg

Estás en una importante entrevista de trabajo, llevas un rato hablando sobre tus éxitos profesionales y tus aportes para la compañía y todo parece ir positivamente hasta que aparece la temida pregunta: ¿Podría decir cuáles son sus debilidades personales? Tranquilo, porque se puede salir de esta fase de la entrevista sin dañar tu imagen ni tu opciones de ser contratado.

He recopilado información de Forbes.com.mx, revistadigital.inese.es y escuelamanagement.eu, para contar con diversas opiniones acerca de este tema. A continuación, presento las más relevantes y que están de acuerdo a mi linea de pensamiento.


 

Conoce tus debilidades. 

Penélope Trunk, coach de carrera y autora de Brazen Careerist: The New Rules for Success, escribió en su blog sobre el tema: “Si no conoces tus debilidades, haz una prueba de tipo de personalidad y los resultados te lo dirán. Todo el mundo tiene fortalezas específicas y debilidades específicas. Es bastante seguro que si no tienes claras tus debilidades, entonces no tampoco tienes claros tus puntos fuertes, y tu valor en la oficina será cuestionable.”​

Preparar las respuestas. Es muy recomendable ir preparado a la entrevista de trabajo, realizando previamente un listado con las debilidades personales y analizando cuáles se podrían utilizar durante la esperada pregunta del reclutador. Eso sí, tampoco conviene pasarse con la planificación hasta el punto de que la respuesta suene a preparada. Busca las ideas claves y desarróllalas con naturalidad en el momento oportuno.

Sé honesto, pero no menciones tus habilidades esenciales. 

“No des una respuesta mentirosa”, escribe Trunk. “Decir algo como, “Le doy demasiada atención a los detalles” es en realidad una respuesta terrible para alguien que está siendo contratado precisamente para prestar atención a los detalles. Significa que tienes un déficit en el área a la que aspiras. Es importante que menciones una debilidad de forma sincera pero que no afecte significativamente al desarrollo del trabajo al que postulas es decir, que no sea demasiado grave. No se debe tener una respuesta comodín para todas las entrevistas a las que se acuda, sino que habrá que prepararla dependiendo de los requerimientos de cada puesto. La mejor respuesta a la pregunta es la respuesta veraz, porque es muy poco probable que seas contratado por tu mayor debilidad.”

Para evitar mencionar una debilidad que puede borrar tus posibilidades de conseguir el trabajo, revisa la descripción del trabajo para ver qué es exactamente lo que el empleador está buscando.

Habla acerca de cómo has conquistado tu debilidad.

“Es mejor que estés preparado para compartir un ejemplo de un fracaso anterior o debilidad que hayas convertido con éxito en una fortaleza”, aconseja Schweitzer. “No hables de áreas de oportunidad en la que aún estés trabajando y todavía no has solucionado.”

No prepares una respuesta exacta. 

Por supuesto, quieres estar preparado para todas las preguntas más comunes, especialmente las difíciles como ésta. Piensa en tus debilidades antes de tiempo, pero no ensayes una respuesta. Tu respuesta puede cambiar levemente durante el transcurso de la conversación, y no quieres que luzca poco auténtica o ensayada.

Sólo discute las debilidades relacionadas con el trabajo. “Siempre asegúrate de que son apropiadas para los negocios”, recomienda Abella. “Las debilidades personales están bien a veces, pero lo que estos chicos realmente están buscando son tus debilidades en el lugar de trabajo y cómo las has superado.”

Evita también el drama personal. “Claro, todo el mundo tiene algunos, pero las empresas quieren asegurarse de que no afectarán tu trabajo si te contratan. Además, se considera completamente inadecuado llevar el drama personal al mundo de los negocios.”

No digas que eres un perfeccionista o trabajas demasiado.

Schweitzer dice que las respuestas comunes que son eliminadas de inmediato son: “Soy un perfeccionista”, y “Trabajo tan duro que no me permito relajarme.” Los entrevistadores escuchan estos ejemplos todo el tiempo y a menudo piden otro ejemplo o simplemente pasan a la siguiente pregunta sabiendo que preparaste esa respuesta. Usa la pregunta sobre la debilidad como una oportunidad para compartir cómo has superado un reto profesional y cómo ahora eres mejor gracias a él.”

Trunk está de acuerdo en que se debe evitar la respuesta “perfeccionista”: “Si no te están entrevistando para ocupar un puesto en el que debes ser detallista no es una debilidad creíble. Y si estás siendo contratado para el trabajo a detalle, ser un perfeccionista te hará lento y molesto.”

“Los reclutadores emplean saben que la gente comete errores, y quieren saber cómo has manejado los tuyos”, concluye Abella. “Ser consciente de tus debilidades es una buena señal y muestra que sabes dónde están tus límites y no eres un caso más de arrogancia.”

Entonces, como conclusión, a la hora de afrontar esta pregunta:

  • menciona debilidades que no te afecten en el cargo al que postulas.

  • Habla de las debilidades en tiempo pasado.

  • Expone cómo se han aceptado e identificado.

  • Explica qué estamos haciendo para superarlas.

  • Menciona como está aún en nosotros pero de forma controlada.

 

Éxito en tu próxima entrevista!!!

metodo GEC.png