Chris Urrea

La tortuga y la liebre 4.0:

Moraleja para la búsqueda de empleo.

metodo GEC.png
img_11885.png

¿Recuerdas la fábula de la tortuga y la liebre?, ¿Aquella en que una liebre y una tortuga se desafiaron a una carrera?

Bueno, en la historia que conocimos desde pequeños, la liebre arrancó y corrió a toda velocidad durante un tiempo. Luego, al ver que llevaba mucha ventaja, decidió sentarse bajo un árbol para descansar, recuperar fuerzas y luego continuar su marcha, pero pronto se durmió. La tortuga, que andaba con paso lento, la alcanzó, la superó y terminó primera, declarándose vencedora.

La moraleja que nos enseñaron nuestros padres y abuelos estaba relacionada a: Los lentos y estables ganan la carrera.

 

En una segunda versión de la historia, la liebre desafía a la tortuga nuevamente. En esta versión la liebre corre sin detenerse y gana fácilmente la carrera. En esta versión, la moraleja es: Aprende de tus errores y ganarás la carrera.


Pero hoy quiero contarte otra versión y que su moraleja puede potenciar tu proceso de búsqueda de trabajo. Dice así: Tras ser derrotada, la tortuga reflexionó detenidamente y llegó a la conclusión de que no había forma de ganarle a la liebre en velocidad. Como estaba planteada la carrera, ella siempre perdería. Por eso, desafió nuevamente a la liebre, pero propuso correr sobre una ruta ligeramente diferente. La liebre aceptó y corrió a toda velocidad, hasta que se encontró en su camino con un ancho río. Mientras la liebre, que no sabía nadar, se preguntaba "¿qué hago ahora?", la tortuga nadó hasta la otra orilla, continuó a su paso y terminó en primer lugar.

Moraleja: Quienes identifican sus ventajas competitivas (en este caso: saber nadar) y las utilizan, serán los ganadores.

En todo proceso de búsqueda de trabajo, debemos potenciar nuestro valor agregado, nuestra propuesta de valor. Para facilitar el proceso de análisis, un artículo de Universia España invita a hacerse las siguientes preguntas y descubrir en lo que eres verdaderamente bueno:  

1. ¿Cuáles son las habilidades que te han llevado a prosperar?

A lo largo de tu infancia y en la Universidad, seguramente hayas desarrollado habilidades por necesidad. La vida se nos presenta con desafíos personales y profesionales que nos llevan a aprender maneras de lidiar y a desarrollar habilidades para salir adelante. Si bien no todos hemos tenido una vida dura en las que nos hemos visto abocados a desarrollar habilidades para sobrevivir, eso no significa que no hayamos enfrentado y a obstáculos a lo largo de nuestra vida.

2. ¿Qué cosas te fortalecen?

Marcus Buckingham, autor de Ahora, Descubre tus Fortalezas, explica que "nuestras fortalezas reclaman vuestra atención de la forma más básica: utilizarlas os hace sentir fuertes. Pensad en los momentos en los que os sentís animados,inquisitivos y exitosos. Esos momentos son pistas para descubrimiento de vuestras fortalezas".

3. ¿Cómo destacabas en la niñez? 

De niños hacemos lo que más nos gusta, aún cuando eso puedes hacernos extraños o excéntricos. Al mirar hacia atrás, a las cosas que disfrutabas de niños, seguramente encuentres un talento innato. Soñar e idear innovaciones o proyectos que te gustaría desarrollar más adelante, que para muchos niños puede resultar algo extraño, puede llevarte a grandes cosas cuando creces. ¿Había alguna actividad peculiar que realizabas siendo niño?

4. ¿Cuáles son los cumplidos que sueles ignorar?

En general, somos ajenos a nuestras fortalezas. Cuando haces algo muy bien, es fácil pasarlo por alto. Mantente atento y escucha los cumplidos que recibes y sueles desestimar, no por ser falsamente modesto, sino porque se trata de algo que te resulta muy natural. Puede que hayas escuchado el cumplido tantas veces que te moleste. Piensa, ¿por qué no deberían realizarte cumplidos por algo en lo que has trabajado verdaderamente duro? 

La tendencia a evadir los cumplidos con respecto a las cosas que haces bien es comprensible, pero a lo largo de tu carrera le quita valor a tus logros. No asumas que simplemente porque algo te resulta sencillo o es obvio para ti, no se trata de una habilidad valiosa para otros.

Cuando descubres tus verdaderas fortalezas (como lo hizo la tortuga), sabrás que te hace diferente y enfocar tu búsqueda a aquellos lugares donde valoren el profesional que llevas dentro. Si sabes que en algunos lugares exigen mucha experiencia y no tienes, enfócate en trabajos donde TUS fortalezas y habilidades sean requeridas.

Éxito!